Pese a las recomendaciones de la OMS, la Medicina Tradicional continúa sin tener una incorporación plena a los sistemas de salud pública

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reiterado en numerosas ocasiones la necesidad de incorporar a los sistemas públicos de salud de los países miembros la Medicina Tradicional y Complementaria (MTC). De hecho, mantiene vigente su Estrategia sobre Medicina Tradicional 2014-2023 para favorecer el desarrollo y la aplicación de planes de acción que refuercen el papel de la MTC en el mantenimiento de la salud de las personas. Sin embargo, a día de hoy, no existe una regulación clara al respecto y las últimas informaciones entorno al sector no vaticinan cambios en este sentido.

La directora general de las OMS, la Dra. Margaret Chan, afirmaba ya hace unos años, durante la inauguración del Foro Internacional sobre Medicina Tradicional, celebrado en Macao, que la Medicina Tradicional tenía "mucho que ofrecer, especialmente, como contribución a la atención primaria de la salud y a la consecución de la meta de una cobertura universal".


"La opinión de que debería asignarse a la medicina tradicional un sitial más legítimo en la estructura de los sistemas formales del cuidado de la salud sigue provocando un considerable debate", señaló Chan, al tiempo que advirtió que "sería conveniente que los países que se propongan integrar los mejores aspectos de la medicina tradicional y la medicina moderna se abstengan de examinar las múltiples diferencias existentes entre ambos enfoques, y contemplen las esferas en que convergen, para ayudar a hacer frente al singular desafío para la salud que se da en el siglo XXI".

Ver Estrategia sobre Medicina Tradicional 2014-2023